Portada 3

Portada 3

lunes, 26 de octubre de 2015

Escenas de la vida conyugal, Teatros del Canal


Desde el pasado 21 de octubre hasta el próximo 15 de noviembre va a estar en el cartel de los Teatros del Canal de Madrid esta obra de Ingmar Bergman en la versión de Fernando Masllorens y Federico González del Pino. Ricardo Darín y Érica Rivas están en el escenario bajo la dirección de Norma Aleandro.

                                                        



En principio esta es una buena oportunidad la de ver sobre el escenario a un grande de la interpretación como es
Ricardo Darín, acompañado de la novia despechada de la fenomenal Relatos Salvajes, también con participaciones en películas como Tetro y Diarios de Motocicleta: Érica Rivas, pero... la obra es una sucesión de escenas de la vida conyugal, sin más, aunque hay buenos golpes de humor, que los hay, lo cierto es que la versión termina resultando intranscendente, larga, cargada de tópicos... pesada en definitiva.

Si los dos actores que están en el escenario son muy buenos y contrastados, el autor es quién es... ¿qué puede fallar en
Escenas de la vida conyugal? El caso es que al espectador, al menos a este, el texto le llegó a sacar de la trama, son casi dos horas de dar vueltas sobre ahora te quiero ahora no, lo que hice o dejé de hacer, sobre el no puedo estar contigo ni sin ti... 120 minutos son muchos para tener a los espectadores en tensión, metidos en la narración. El caso es que quien esto escribe se descubrió a sí mismo varias veces a lo largo de la función mirando al techo o pensando en la cena posterior a la representación. Hay momentos de humor, buenos golpes, el público se ríe abiertamente con ellos, pero la sensación que queda al final es que el texto interesa poco o nada. Una lástima, quería que me gustara.

Por si alguien del Teatro del Canal llegara a leer este post, por favor suban un poco la amplificación, los espectadores de las butacas superiores lo agradecerán. El sonido llegaba justo, muy justo, las inevitables toses (empieza un espectador y acaba todo el teatro tosiendo) o cualquier mínimo ruido y ya no se escuchaba el diálogo.











No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.