Portada 3

Portada 3

miércoles, 16 de diciembre de 2015

O Futebol, de Sergio Oksman


Conviene aclararlo desde el principio, O Futebol no es una película sobre balompié, el deporte con más seguidores del mundo tan solo es la excusa, el detonante de esta docuficción, mitad documental mitad ficción. Mejor así para que nadie se llame a engaño. Sergio Oksman, quien nos acercó la vida de Al Lewis en su estupendo documental Good Bye, America, dirige y escribe junto a Carlos Muguiro esta historia: un hijo que lleva más de 20 años sin ver a su padre aprovecha el pasado Mundial de 2014 de Brasil para regresar a su ciudad natal, Sao Paulo, y así ver juntos, uno tras otro, todos los partidos del campeonato a lo largo de un mes.

                                                         



El espectador es invitado a sentarse en el asiento trasero del Peugeot de
Simao -así se llama el padre de Sergio, sí, el mismo Oksman interpreta el papel de hijo- y ser testigo de la particular relación que existe entre ellos. Largos paseos en coche por una ciudad como otra cualquiera en el mundo, anodina, llena de edificaciones grises. Uno se imagina Sao Paulo -al ser sede mundialista- una fiesta continua, pero la realidad es otra bien distinta. Mientras Simao conduce, los diálogos entre ambos giran, sí, sobre fútbol pero lejos de cualquier pasión, como si fuera una conversación de ascensor. Vemos a Sim­ao en su trabajo, regentando un pequeño negocio de electrónica, le vemos en los bares viendo los partidos del Mundial haciendo comentarios negativos de los partidos, pronosticando la victoria final de Alemania desde la primera ronda, les vemos cuando están juntos como si fueran auténticos desconocidos, padre e hijo; largos silencios. Una relación tediosa, como es el ritmo de esta historia, quizá demasiado.

O Futebol fue estrenada en los Cines Renoir de la Plaza de España de Madrid el pasado lunes 15 de diciembre. Después de la proyección, el director Sergio Oksman, acompañado de un representante de la
distribuidora Márgenes, ofrecieron a los espectadores un coloquio abierto a las preguntas que pudieran surgir. Aquí Oksman señaló que pese a ser padre e hijo en la vida real y partir de la auténtica experiencia vital entre ellos, O Futebol no es una historia autobiográfica, ni siquiera terapéutica. Es simplemente el reflejo dramatizado a través del montaje audiovisual de la relación que ellos tuvieron, sin un guion de partida. O Futebol es el resultado de 50 horas de grabación de diálogos improvisados entre este padre incapaz de asumir la paternidad y su hijo. Fue desde luego un buen rato, perfecto colofón después de ver esta original historia. Estas iniciativas son de las que hacen cine.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.