Portada 3

Portada 3

miércoles, 25 de marzo de 2015

Sobre la Final de la Copa del Rey


Previsiblemente hoy se decidirá dónde se va a jugar la próxima Final del Campeonato de España de Fútbol, Copa del Rey, entre el Athletic Club de Bilbao y el F. C. Barcelona. Vaya por delante que este espectáculo anual de la elección nos lo ahorraríamos si la sede para este partido se sacara a concurso a principios de temporada y se eligiera entre las ciudades candidatas allá por el mes de septiembre u octubre. No tengo la certeza, pero imagino que la posibilidad de que los dos finalistas estén muy cerca geográficamente es el motivo que prima sobre la previsión, es decir, imaginen que la final es entre el Sevilla y el Betis, desplazar a todos los aficionados sevillanos a una tercera ciudad supone un coste económico para los mismos. Quiero creer que es éso.

                                                       


Sobre la negativa del
Real Madrid a ceder el Santiago Bernabéu, sinceramente, como socio madridista que supera los 20 años de antigüedad, aunque puedo llegar a entender la negativa de la mayoría de la masa social, creo que un Club se hace grande siendo generoso. Es verdad que mi equipo no ha disputado ni una final en el mítico San Mamés ni en el Nou Camp, los dueños de esos campos sabrán porqué, oportunidades no han faltado. Es verdad que es más que probable que cuando suene el Himno Nacional haya una gran pitada, pero en esto siempre se hace caso a los que hacen más ruido. Todavía no he oído una voz que defienda a la mayoría de aficionados del Athletic y del Barcelona que, sin entrar en lo que piensen políticamente, son respetuosos con todo el mundo y que su único deseo es disfrutar de un partido de fútbol en paz.

Además de apelar a la generosidad del Madrid en este caso, lo cual engrandecería su prestigio como digo, el Club de Chamartín representa a la ciudad que lleva en su nombre:
Madrid. Sobran las generalizaciones sobre el carácter de las urbes, pero si hay una ciudad acogedora para los forasteros, ésa es Madrid. Por otra parte, por mucho que insistan los que mandan, a pie de calle la situación económica sigue jodida, por ello, que vengan 80.000 aficionados a la capital supone hoteles, restaurantes y bares llenos, una oportunidad de hacer una buena caja en una sola jornada no se presenta todos los días.

En este caso creo que ha sobrado orgullo por las tres partes y ha habido poca pedagogía. Poco habría costado a las directivas del
Athletic y del Barcelona hacer un llamamiento al respeto hacia los símbolos, poco habría costado al Real Madrid ofrecer su estadio si así lo deseaban los finalistas. Después de todo, si una parte de los asistentes quieren quedar como unos perfectos maleducados, serán ellos quienes queden mal, cada uno es dueño de sus silencios y preso de sus pitadas. Yo soy responsable de lo que yo hago y quiero que mi equipo siga siendo grande y generoso, por ello me gustaría que el Real Madrid ceda el Bernabéu para la Final de Copa 2015.












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.