Portada 3

Portada 3

miércoles, 4 de marzo de 2015

Ponga usted un árbitro en su vida


Es curioso, nunca me había parado a pensar por qué los árbitros de fútbol son conocidos por sus dos apellidos. Un día, estando en la sala de espera del médico, tenía justo de frente de donde estaba sentado el cuadro de especialistas de la clínica en cuestión. Todos los galenos estaban nombrados con los dos apellidos, pensé que igual por ahí iban los tiros, así se nombran a los que tienen cargos de cierta responsabilidad de cara al público o algo parecido. Poco después leí en el blog de Alfredo Relaño que esa medida se tomó porque en los estertores del franquismo, hubo en España un árbitro apellidado Franco y cada vez que éste tomaba una decisión que no era del gusto del respetable, su apellido era coreado acompañado de palabras que el régimen, claro, no podía tolerar. Así pues, se tomó la decisión de que los árbitros fueran nombrados con los dos apellidos, el señor Franco pasó a ser conocido como Franco Martínez.

                                                            
                               Globedia.com

Mientras esperaba a pasar a la consulta se me ocurrió
un juego: recordar los dos apellidos de mis amigos, conocidos o compañeros de trabajo e imaginármelos cómo serian haciendo de trencillas según su carácter, vestidos de negro y con cara de póker. Así pues, me encontré con Gerbera Muñeiras, del Colegio Gallego, sería expeditivo, poco dado diálogo; Marbella Gerúndez, tarjetero, tendente a favorecer al débil; De la Saca Jerez, autoritario e irónico con los jugadores; Ansuátegui Riki -no es broma, existe- tendría mano izquierda, sabría escuchar pero contundente en sus decisiones; Támiz de Ramo, vale más por no querer ver lo que ve; y un largo etcétera...

La verdad es que fue entretenido pasar el tiempo así, la larga espera se hizo muy llevadera. Pruebe, amable lector, en un viaje de autobús, en el metro, en esos tiempos muertos que a veces nos toca pasar
sin más entretenimiento que nuestra propia imaginación, asocie los dos apellidos de sus conocidos y su carácter al traje de árbitro, las tarjetas y el pinganillo. Igual, poniéndoles caras conocidas valore un poco mejor la ingrata tarea que hacen los jueces profesionales. Ingrata, sí, pero necesaria.









2 comentarios:

  1. No se olvide vd. del colegiado Batalla Gómez, del Colegio Murillo, diplomático y cordial, con cierta tendencia a inhibirse en los momentos difíciles.

    Por cierto, a Gerbera no lo recuerdo como vd. dice, sino apuesto y atractivo a más no poder.

    Eso sí, a Marbella lo ha clavado...

    LOL

    El Brigadier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué decir de Vicálvaro Sau, del Colegio Serrano, noble y comprensivo, o de Álvar Larrotonda, anárquico y propenso a montar el pollo...

      Eliminar

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.