Portada 3

Portada 3

miércoles, 5 de febrero de 2014

Real Madrid ¿Club de Fútbol?


Desde hace ya tiempo viene dándose un proceso de distanciamiento entre lo que es propiamente el club, o lo que se supone que es, y la masa social, el aficionado de a pie. Que hay que adaptarse a los tiempos actuales es algo lógico, pero esto no debe ser motivo de alejamiento de los socios y aficionados. ¿Cuáles son éstos? No los conozco, pero intentaré reflejar aquí porqué siento que el club se aleja de mí.

                                                    


La semana pasada se presentó en público
la futura remodelación del estadio Santiago Bernabéu, casa de todos los madridistas como bien dice el presidente Florentino Pérez. A este humilde servidor, socio desde hace ya más de 20 años no le han preguntado su opinión sobre lo que se supone es mi casa, ni siquiera de forma no vinculante. Además, hay una operación urbanística con el Ayuntamiento de Madrid que si bien debe ser legal, no deja de tener un color por lo menos marrón oscuro casi... Es para mí complicado explicarlo todo aquí, recomiendo leer este artículo de Elena G. Sevillano y Bruno G. Gallo publicado en el diario El País el 6 de noviembre de 2011 donde se cuentan los acuerdos entre el club y el Consistorio con todo lujo de detalles. Además de madridistas, muchos socios somos madrileños y qué quieren que les diga, todo este intercambio de parcelas edificables y espacios verdes entre el club y el Ayuntamiento recuedan a una etapa que debería estar ya enterrada.

Se me podrá decir que tengo la posibilidad de
hacerme socio compromisario y asistir a las asambleas donde se debaten y votan todos estos asuntos. Para llegar a serlo hay que ser elegido por los propios socios, recoger firmas y presentarlas, algo complicado si no se conocen a un buen número de socios. De todas maneras, para ejercer de compromisario eficientemente es necesario tener ciertos conocimientos de economía. Anualmente, el club manda a todos los socios unos libros donde se explica la trayectoria deportiva y económica del club de la temporada a todos los niveles. Estos son realmente de lujo, editados en buen papel, fotos espectaculares, textos limpios y en tipografía cómoda para la lectura, pero leer el informe económico es como si leyera la letra de una canción de Sigur Ros. Por todo esto, no deja de sorprenderme que en la última asamblea de socios compromisarios, se aprobaran las cuentas con solo 7 votos en contra y 9 abstenciones de 2.000 posibles. Adjunto aquí el post Votaciones búlgaras publicado por Grada360.com de 13 de septiembre de 2013 donde hablan de todo esto.

Esto en lo referente a lo económico.
En lo deportivo hemos visto salir del club a mitos por la puerta de atrás. Raúl saludó desde el césped a unos cientos de simpatizantes que pasaban por allí el día de su precipitada despedida, “detalle” que ni siquiera tuvo Guti, jugador del equipo desde alevines. Es verdad que Raúl jugó el pasado agosto el Trofeo Santiago Bernabéu con su actual equipo, pero yo lo viví como solución de compromiso: no hubo cartel oficial de partido homenaje, se proyectó en los vídeo marcadores del estadio un montaje de imágenes del jugador para salir de el paso y ya está. Uno de los mitos que ha hecho historia, saliendo de la cantera, se ha ido poco más o menos que con una palmada en la espalda.

A principios de este año, en
una fecha que quedaba libre tras las vacaciones de Navidad, el club prefirió marcharse a jugar al próximo Oriente un bolo con el París St. Germain a hacer un homenaje, por ejemplo, al mismo Guti o celebrar los 30 años del nacimiento de la Quinta del Buitre, aquella generación inolvidable, pero no fue así. Se puede argumentar que los partidos homenaje se hacían antes para dar una gratificación económica -en los años 70 y 80 los jugadores no ganaban ni de lejos lo que ganan ahora- y sentimental a un jugador que ha marcado época en el club y ahora carecen de sentido. Igual en el plano económico sí, pero en el sentimental nunca. Los jugadores son patrimonio del club y por tanto de los seguidores. Una despedida de la afición es deseable para el mismo futbolista y además fortalece los lazos sociales del club con los aficionados. Lo mismo ocurre con la sección de baloncesto; aquel Torneo de Navidad era algo increíble, los mejores equipos y selecciones del mundo venían a jugar ese torneo. Eso era crear afición y sentimiento, cosas que se están perdiendo.

                                                           


Podría seguir con asuntos como los fichajes, entrenadores recientes y pasados, con el dineral gastados en ellos, pero será tema de otra entrada. Lo cierto es que, como he dicho al principio,
después de más de 20 años de socio en el Real Madrid, siento que el club se aleja de mí, sólo me tiene en cuenta a la hora de pagar mi cuota y abono, se comunica conmigo de forma fría, dando además la sensación de no molestes y si no te gusta lo que hay, muchos están esperando a ocupar tu lugar. Es lógico pensar que si esta temporada se logra la ansiada 10ª Copa de Europa, todo esto pasará a un segundo plano pero conviene recordar que los socios del Madrid echamos a un presidente después de haber ganado dos en tres años, después de 32 sin conseguirlo. Creo que ha llegado el momento de agradecer los servicios prestados al actual presidente y que otros den un paso al frente, por mucho que la modificación de los estatutos hayan limitado los presidenciables a tan solo unas cinco personas o menos. Por su interés sobre la figura del actual presidente, enlazo aquí con un post que ha escrito Alfredo Relaño en su blog del diario As sobre él.

Estar presentes en la élite de fútbol en el siglo XXI hacen necesarios ciertos cambios, como la remodelación del estadio, pero
no hay que perder las formas, ni romper lazos ni sentimientos, porque al final el fútbol versa sobre ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.