Portada 3

Portada 3

miércoles, 19 de febrero de 2014

Fútbol en Navidad, sobre precios de entradas y horarios de partidos


Cada vez que llegamos a esta época del año siempre surgen los mismos comentarios acerca de la ausencia de fútbol durante esos días en España, justo cuando los niños tienen vacaciones y por tanto tiempo para ir al estadio a ver a sus ídolos. Partamos de la base que el 24 y 25 de diciembre por ser días de marcado carácter familiar, nadie debería trabajar, salvo los servicios imprescindibles de policía, bomberos y sanidad, ni siquiera los futbolistas profesionales. Salvo estos dos días, se podía dar como en Inglaterra donde los equipos británicos se baten bien el cobre desde finales de diciembre hasta la segunda semana de enero.

                                                       


Pensándolo bien,
es mejor que en España no hagan caso. Imagínese usted, amable lector, que tiene un hijo de entre 8 y 14 años y que éste le pide que, durante sus vacaciones, le lleve al estadio por lo menos dos o tres veces casi seguidas. Contando con que el precio de las entradas está por las nubes y que el horario de los partidos es intempestivo de modo habitual, se podría dar la situación de que se tenga que gastar unos 150/200 euros para asistir a partidos que pueden empezar bien a las 22:00 ¡en día de labor! o bien a las 16:00 un día festivo con el destrozo que implica en la vida familiar. Alentador panorama ¿verdad?

En España no hemos tenido fútbol durante las últimas fiestas navideñas, pero sí hemos tenido, a cambio,
un mes de enero donde a partir del día de Reyes el fútbol no ha descansado ni un solo día, empalmando jornadas de Liga de viernes a lunes y eliminatorias de Copa de martes a jueves, todos estos partidos con los horarios y precios comentados anteriormente, con el hartazgo que ello produce. Así hemos podido ver partidos del Barcelona con sólo un tercio del aforo, el permanente vacío del estadio del Getafe, etc... y es que en España, con la situación económica actual, las entradas están más caras que en Alemania e Inglaterra, países con una economía más solvente.

                                                           

Las operadoras de televisión pagan gran parte de los ingresos de los equipos profesionales y por tanto tienen derecho a programar los partidos en el horario que a ellos les sea más productivo. Si bien es legítimo este razonamiento, lo único que está forzando es al abandono por parte del aficionado de a pie de su equipo de toda la vida. Hay clubes como el Celta de Vigo, el Athletic de Bilbao o el Rayo Vallecano cuyos partidos los suelen colocar los lunes por la noche, obligando así al aficionado a salir del estadio muy cerca de la media noche, siendo el día siguiente laborable. ¿Es forma de tratar así tantos años de fidelidad sentimental y económica del aficionado? No olvidemos que en porcentaje de esfuerzo, el socio paga un dineral para poder ver el fútbol en directo y además por adelantado. Imagine usted, amable lector, que compra un abono para la temporada de ópera de su ciudad que le cuesta al menos un mes de sus ingresos sin saber cuándo van a ser las representaciones ni qué cantantes van a actuar sobre el escenario, increíble ¿verdad? Pues esto es lo que nos pasa a los socios y abonados de clubes de fútbol.

Después de todo,
los culpables somos nosotros, los que poblamos las gradas de los estadios caiga lo que caiga. Si no lo hiciéramos otro gallo nos cantaría porque para retransmitir partidos con las gradas desangeladas, ya están otros deportes minoritarios. Como comentamos hace poco aquí, un anónimo socio del Barça, preocupado e interesado en cómo se hacen las cosas en su equipo, ha provocado la caída del presidente. Actuemos en consecuencia, hagamos algo, llamemos la atención antes de que nos pongan un partido a las 00:00 en invierno o a las 15:00 en pleno verano, capaces son.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.