Portada 3

Portada 3

viernes, 17 de enero de 2014

Un partido de leyenda, historias de “Evasión o victoria”

                                                                          

Estupendo libro de Carlos Marañón, director de la revista Cinemanía y colaborador de diversos medios de comunicación, sobre la mítica película de John Huston de 1981. Los aficionados al fútbol disfrutarán de la lectura de este libro sobre uno de los pocos films de temática futbolera que han calado en el alma del hincha.

Tras una breve introducción,
la primera parte del libro está dedicada a contar el denominado Partido de la Muerte, antecedente histórico de la película Evasión o victoria. El FC Start fue un equipo formado por jugadores del Dynamo de Kiev que quedaron atrapados en la ciudad ucraniana por la invasión nazi durante la II Guerra Mundial. Jugaron contra una selección de soldados alemanes llamada Flakelf. El Start goleó 5-3, humillando así a los invasores. A partir de aquí, las consecuencias de este partido dependen de la versión que se escuche. El partido primero lo idearon los nazis para su propaganda y autoestima de su tropa, luego fueron los soviéticos, tras eliminar sospechas de colaboración con el enemigo, los que lo utilizaron para glorificarse a sí mismos. Los supervivientes prefirieron guardar silencio, quedaron favorecidos por la versión oficial y además mejor que la verdad no estropee la leyenda. Marañón señala como la versión mejor documentada la que cuenta en su libro el periodista inglés Andy Dougan: Dynamo. Defending the honour of Kiev.

                                                       


Luego de analizar otras películas de campos de concentración y fugas, en realidad
Evasión o victoria es una de ellas, y de presentar al elenco de actores y futbolistas que forman la alineación de la película, pasamos a un amplio desarrollo de la misma. Aquí el aficionado vuelve a vivir los momentos inolvidables y heroicos que tiene el film que cuenta el partido entre soldados nazis y prisioneros aliados. A pesar de ser un trabajo alimenticio y de no ser un gran aficionado al fútbol, Huston los logra gracias a su talento y al equipo que formaron actores y futbolistas reales. ¿Cómo no recordar la fractura del brazo del portero titular aliado para dejar sitio al inepto Hatch o al caballeroso nazi ex futbolista al que le pierde su pasión interpretado por Max von Sydow? Inolvidable también el momento en que se abre el boquete en la piscina del vestuario del equipo aliado, la marcha atrás de la fuga para salir a ganar el partido a pesar del bochornoso arbitraje; la chilena de Pelé, tantas cosas...

El libro finaliza con un
extenso anecdotario del rodaje, cómo se consiguieron a los futbolistas reales (muy grande Bobby Robson), la actitud un tanto sobrada de Stallone, la capitanía ejercida en la ficción y en la realidad de Michael Caine para calmar ánimos y disfrutar de la experiencia, la simpatía de Bobby Moore, cómo era la vida en la Hungría comunista de principios de los años 80... muchas sorpresas más.

¿Por qué no existen más películas sobre fútbol? Porque en Estados Unidos no es un deporte mayoritario, si no ya habría unas cuántas más. Seguro que usted, amable lector, recuerda numerosos films sobre fútbol americano, baseball, baloncesto... pero de fútbol muy pocas. Si en Norteamérica hubieran tenido a la Quinta del Buitre, al Barça de Guardiola o si su selección nacional hubiera conquistado lo mismo que la española en 4 años, seguro que habría película, serie de TV y se estaría hablado de hacer un remake muy pronto. En Europa se han hecho algunas: Damned United, Quiero ser como Beckham, Buscando a Eric... Son todas británicas, tan amantes ellos de sus inventos, pero en España... seguramente se sigue pensando que el fútbol nada tiene que ver con el cine o el teatro, que es un asunto de gusto demasiado popular. No en vano, cineastas y escritores han confesado que cuando se acercaban hace años a un estadio lo hacían de tapadillo para no ser identificados. La tendencia, afortunadamente, está cambiando. El fútbol español tiene numerosas historias que merecen ser llevadas a la gran pantalla: el 12-1 a Malta, el Mundial de México, la Eurocopa 1984, los éxitos actuales, el Madrid pentacampeón, el Barça ganalotodo, la idiosincrasia del Athletic, un largo etcétera...

                                                            


Lo cierto es que
el libro Un partido de leyenda merece la pena. Leyendo sus páginas el lector vuelve a escuchar al público cantar la Marsellesa, grita victoire, se indigna con el arbitraje absolutamente parcial, perdona la ignorancia de Hatch, ma-ta-ría por estar en ese vestuario entre Pelé y Bobby Moore para decir: no nos podemos ir, salgamos y ganemos el partido... Al lector le entran unas ganas tremendas de volver a ver la película. Como dice John Wark: si no has visto Evasión o victoria, ¿de qué planeta vienes?




      
                                

2 comentarios:

  1. Pero bueno, si en España tenemos maravillosos ejemplos de cómo conjugar fútbol y cine. El penalti más largo del mundo, días de fútbol o la gran familia española, por ejemplo. Alta comedia, en nuestra línea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es estimado brigadier, pero son pocas, muy pocas para la tradición futbolera de este país. Ha habido en el pasado y hay personajes en el presente de los que bien se puede sacar una buena historia. Esperemos verlas en la gran pantalla. Gracias por leer el post y opinar.

      Eliminar

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.