Portada 3

Portada 3

martes, 5 de enero de 2016

Y tú, ¿qué puedes hacer por el Real Madrid? Carta abierta al madridismo


Es sorprendente la habilidad que tiene el actual presidente del Real Madrid para tomar decisiones sin que la responsabilidad de las consecuencias recaigan sobre él. Hace tan sólo 8 o 9 meses Carlo Ancelotti recibía el respaldo oficial del señor Pérez. Unas semanas después, fue destituido luego de haber sido eliminado por la Juventus en semifinales de la Copa de Europa gracias a un gol de un canterano madridista que su junta directiva aprobó traspasar al equipo transalpino. Hace tan sólo unos días, Rafa Benítez -sustituto de Ancelotti- recibió el mismo beso de Judas, fue respaldado como entrenador, como la solución ideal a todos los males que había dejado el entrenador de la 10ª Copa de Europa en el Madrid. Ayer por la tarde se vio la consecuencia de los actos del señor Pérez. Rafa Benítez como entrenador es como es, tiene sus métodos y su forma de ser, no ha engañado a nadie. Habría sido bastante ingenuo esperar que el equipo no jugara de esta manera, luego el problema no era Benítez, sino quien le puso ahí.

Es difícil estar curado de espanto cuando se habla del Real Madrid de hoy en día pero la capacidad de la institución por superarse en este sentido no deja de agrandarse. En los años 80, incluso en los 90,
era muy difícil adivinar el vuelco que iba a sufrir el Madrid como club en muy poco tiempo. Los argumentos victimistas, las decisiones deportivas tomadas por impulsos y sin ninguna idea de futuro, sin un plan deportivo, sin una idea de sociedad, la podredumbre de la cantera, la desaparición del legendario tercer equipo sin tener necesidad, etc... eran cosas que pasaban en el Barcelona de Núñez y en el Atlético de Gil, sí, ese personaje que aseguraba que echar a un entrenado era como tomarse una cerveza, podía echar a cientos a lo largo de una temporada, qué cosas...

                                                             



Pero, ¿cómo se ha llegado a esta situación? Vamos por partes. Por un lado está
la Asamblea de socios compromisarios, desde que el señor Pérez volvió a la presidencia esta Asamblea ha aprobado las complejas cuentas del club, a mano alzada, con un porcentaje cercano al 95% de votos afirmativos un año tras otro; ha aprobado también un cambio de los estatutos sociales del club en los que se endurecían sensiblemente las condiciones para optar a la presidencia del Madrid con el mismo porcentaje de votos afirmativos, así el señor Pérez toma decisiones difíciles a su antojo, sin que nadie le tosa. Reconozcamos por tanto que los socios compromisarios tienen su cuota de responsabilidad. Por otro lado están Butragueño y Amancio Amaro que de cara al público estas dos leyendas son las que dan la cara, son las que siempre aparecen en las fotos. Escuchar a Butragueño comparecer ante la prensa después de los partidos da bastante pena, uno piensa que ser leyenda del Real Madrid implica ciertas maneras, un cierto compromiso con el espíritu del club, pero la verdad es que con él hace mucho tiempo que no se ve eso. Respecto a Amancio, ¿de verdad alguien con su trayectoria no tiene la más mínima crítica ante lo que sucede en el Madrid? Cuesta creerlo, la verdad. ¿Dónde está Sanchís, dónde están Pirri, Camacho, Santillana, Stielike, Raúl, Guti y Hierro? ¿No tienen nada que decir?

Zidane se come el marrón, ojalá que tenga suerte y le dejen hacer, pero de nuevo ni ha sido la forma ni la oportunidad para colocarle los galones en la manga a alguien como él, para variar, vaya presentación cutre. Porque no se trata de ganar copas de Europa, bien lo sabe Lorenzo Sanz. Quien esto escribe está a punto de cumplir 24 años como socio del Real Madrid y otros 5 o 6 años más de asistencia al Bernabéu como espectador habitual, nunca he sentido como ahora una desafección tan grande por el club que ha ocupado gran parte de mi vida, este no es el Madrid que he conocido, no me siento representado por buena parte de su plantilla y ni mucho menos por su actual junta directiva y presidente. Y esto sí que es mérito del señor Pérez. Lo fácil ante esta situación sería darse de baja y abandonar el club a su suerte, pero no, el madridismo de base tiene mucho que decir y hacer ya que no nos dejan votar.
Animo a los socios a que acudan al Santiago Bernabéu a demostrar de manera pacífica, educada y responsable su desagrado con la situación actual, hay distintas maneras: recogida de firmas, acudir al estadio de un determinado color, etc... Amigos, el Madrid nos necesita, hagamos algo por el club. ¿Qué puedes hacer tú por el Madrid?










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.