Portada 3

Portada 3

lunes, 4 de enero de 2016

Edificio España, documental de Víctor Moreno


Ahí sigue casi 70 después del inicio de su construcción, el Edificio España preside la plaza del mismo nombre de Madrid pero como si fuera un metáfora de su propia sombra, tan sólo aguantan la fachada y las columnas que sostienen la estructura de la gigantesca y emblemática construcción esperando una nueva oportunidad, una nueva vida útil.

Rodado a lo largo del año 2007 cuando empezaron las obras de reconversión del edificio de lo que eran pisos, centros comerciales, oficinas y hoteles en viviendas de lujo, Moreno nos muestra en distintas fases
cómo el edificio va perdiendo todo rastro de alma, de espíritu. Algunas de las imágenes, salvando las distancias, recuerdan a esos reportajes periodísticos de Chernóbil: muebles de oficinas con folletos y papeles desparramados, cocinas en perfecto estado de uso abandonadas a su suerte, viejas pegatinas de deportistas que en su día fueron noticia por sus éxitos en la cancha...

                                                            



Conmovedoras llegan a ser las
relaciones que se establecen entre los obreros que trabajan en la demolición interior del Edificio España, los testimonios de los vigilantes, el último residente que abandona su piso -y sus recuerdos- luego de cerrar la puerta de su piso a cal y canto, como si la piqueta no fuera a entrar pocos minutos después de haberse marchado.

Fiel reflejo del boom inmobiliario que casi lleva a este país y a sus ciudadanos a la bancarrota,
el documental estuvo vetado por el Banco de Santander, propietario del edificio cuando se rodó éste, durante 15 meses por considerar que podía ir en contra de sus intereses, según se puede leer en el archivo de distintos periódicos. Afortunadamente y apoyado por el mundo cultural, Víctor Moreno pudo sacar a la luz su trabajo. Lo inexplicable, una vez visto el documental, es el motivo del veto por la entidad bancaria, porque ni hay referencias directas ni indirectas a la financiera. Lejos de acallarlo, dieron con su veto más fuerza al trabajo de Moreno. El colmo de la ironía es que la última candidatura olímpica de Madrid utilizó la imagen del Edificio España para promocionar la organización de los Juegos, una emblemática construcción abandonada a su suerte para una apuesta vacía.

Recientemente el Edificio España ha sido adquirido por el grupo chino Wanda, detrás también del Atlético de Madrid. Su intención era tirar toda la construcción para volverla a reconstruir, cosa que ha prohibido el Ayuntamiento de Madrid.
Ojalá no vivamos en Madrid otra bochornosa demolición como la de la Pagoda de Fisac. Mientras, el Edificio España sigue completamente vacío en su privilegiado enclave.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.