Portada 3

Portada 3

viernes, 2 de enero de 2015

San Silvestre Vallecana Popular 2014


El pasado 31 de diciembre, 40.000 corredores con dorsal y unos cuántos sin él, despedimos el año 2014 corriendo por el centro de Madrid desde el estadio Santiago Bernabéu hasta las proximidades del estadio de Vallecas. Cada año, el número de dorsales va en aumento, aún así, es muy complicado hacerse con uno, porque materialmente vuelan en cuanto se abre la inscripción. Afortunadamente, el aviso a tiempo de un buen amigo, hizo posible que consiguiera la camiseta amarilla fosforito de este año.

                                                     


Respecto a la edición anterior, la de 2013 quiero destacar que ha
mejorado ostensiblemente la logística del ropero en la línea de salida. Hace un año, costó encontrar una furgoneta vacía para entregar tu bolsa con ropa seca para que te la lleven a la meta, quizá la propia organización se vio un poco desbordada. Este año, en apenas dos minutos la gestión estaba hecha. Enhorabuena por ello.

Los que corremos habitualmente esta carrera popular, debatimos sobre
el precio que hay que pagar para poder participar oficialmente. Si no recuerdo mal, 21€ por el dorsal, más 2 ó 3 € más por usar el ropero (hay que señalar que se ofrece uno gratuito en la línea de meta, aunque es el participante el que se tiene que ocupar de llevar sus pertenencias hasta Vallecas). Personalmente, considero que pagar 21€ por correr en fecha tan señalada, con tanta gente trabajando para que todo funcione, no me parece caro, pero sí es verdad que el precio no es popular, máxime cuando una reconocida marca deportiva, que saca el máximo provecho comercial, patrocina el evento.

La San Silvestre Popular no es la carrera propicia para batir tu propia marca personal, se trata de disfrutar de correr por las principales calles y avenidas de la capital iluminadas para las fiestas navideñas, de vivir el ambiente especial, casi familiar, que rodea la prueba. Este año, era tal la participación que en determinados giros del recorrido, era imposible correr. Incluso en las calles más anchas, entre aquellos que iban prácticamente andando y los que se detenían para hacerse un selfie, se hacía complicado poder llevar el ritmo de carrera deseado, pero la Popular es así.

Dentro de 364 días, si las lesiones y la forma física lo permite, espero repetir. Animo a participar en la próxima edición a quien se lo esté pensando, merece la pena. Desde el año 1999, cuando la corrí por primera vez, he pasado por diversos estados físicos y emocionales que me hacían pensar en no correr poco antes de salir, pero al final siempre terminé formando parte de la 'marea' popular y no me arrepiento. Como suele decir el gran
Chema Martínez: no pienses, corre.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.