Portada 3

Portada 3

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Big Fish, Nochevieja es un Big Fish


En realidad este post no va sobre la magnífica película de Tim Burton, mejor dicho, va sobre su leit motiv, las despedidas, porque después de todo qué es una Nochevieja sino una despedida, dejamos atrás un periodo concreto de tiempo en el que nos han pasado muchas cosas, algunas buenas y otras no tanto, hemos dado la bienvenida al mundo a los hijos de amigos y otros, ay, nos han dejado.

                                                         
                              Fotograma de 'Big Fish'

Ojo,
spoiler a partir de aquí. Big Fish es una película estupenda. El final es sencillamente magnífico. Muestra perfectamente cómo es una despedida vital. Edward Bloom es acompañado en su último viaje por todos los protagonistas de sus fantásticas historias, para asombro de su hijo quien pensaba que todos esos personajes y cuentos eran meras invenciones de su padre, a quien consideraba un perfecto mentiroso. Así, llega a reconciliarse en el último instante con su padre.

Cuando ya has pasado los 40 años, lo normal es que
te toque decir adiós más de una vez a lo largo de un año. Los tanatorios suelen ser lugares tristes, pero paradójicamente, la muerte es lo único que puede alterar asuntos laborales o planes particulares, es decir, la vida. Cuántas veces nos encontramos con amigos o conocidos por casualidad y al separase de nuevo los caminos, siempre se suele decir lo mismo: a ver si nos vemos, por ello, los tanatorios suelen ser donde se vuelve a reunir la gente después de mucho tiempo sin verse, donde se dice también: sólo nos vemos en éstas. Se suele mezclar del dolor por la pérdida con el consuelo de verse apoyado por tanta gente, reunida después de mucho tiempo, por tanto, cuando se da esta circunstancia, se produce un auténtico Big Fish.

Ahora que acaba un año y comienza otro, piense, querido lector, en
lo que realmente merece la pena. De 2015 no cabe esperar gran cosa, pronto llegará la primera desgracia natural en forma de incendio, huracán o tsunami, la primera víctima de la violencia de género, el primer accidente de tráfico, el primer desahucio. Con que dentro de doce meses estemos todos por lo menos igual, habrá sido un buen año. Escuchen música, vayan al cine y al teatro, lean libros y vean buen fútbol. Sean felices, luchen por sus sueños, se lo debemos a los que ya no están. Sólo tenemos 365 días para llevarlo a cabo. Feliz Año Nuevo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.