Portada 3

Portada 3

lunes, 1 de febrero de 2016

Un detective en Babilonia, novela de Richard Brautigan


Babilonia es el lugar donde todos soñamos estar, bien podría ser recogiendo un importante premio literario, bien corriendo con el balón en los pies por un impecable césped, en una soleada tarde de primavera en un gigantesco estadio y a punto de fusilar al portero del equipo rival de turno o bien a punto de estrenar tu primera y esperadísima película en pantalla grande. Babilonia para C. Card, protagonista de la novela, es mucho más terrenal: él sueña con ser un prestigioso detective rodeado de secretarias sexys y coches de alta gama.

                                                          



Pero la realidad es muy diferente. Nos encontramos en San Francisco, poco después del ataque japonés en Pearl Harbour, C. Card es un detective privado, veterano de la Brigada Lincoln, y pobre de solemnidad. Aprovecha cualquier encuentro fortuito para dar un sablazo al incauto y confiado amigo, es menospreciado por su madre mientras vive en una miserable habitación de una casa de huéspedes. De repente,
C. Card recibe una inquietante propuesta de trabajo de dos personajes muy extraños. Es el golpe de suerte que puede sacar al detective de la miseria.

Richard Brautigan firma esta novela en pleno declive como escritor en 1977, luego de haber conocido el éxito y la fama en los años 60 con títulos como La pesca de la trucha en América o En azúcar de sandía que le colocaron cerca de Gingsberg y Leary en la literatura, como ilustra la breve introducción a la novela. Un detective en Babilonia es una historia disparatada, a veces muy divertida. C. Card guarda cierto parentesco con Ignatius J. Reilly, no en vano es igual de miserable y rastrero que el protagonista de la novela de John Kennedy Toole. Estructurada en breves capítulos de página o página y media, es un libro que se lee muy fácil gracias a su ritmo narrativo y a las sonrisas que arranca al lector. Un detective en Babilonia, editada por Blackie Books, no lo dejen pasar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.