Portada 3

Portada 3

lunes, 22 de febrero de 2016

¡Ave, César! de los hermanos Coen


Ejercicio de reivindicación de los estudios clásicos y de la edad dorada de Hollywood por parte de los hermanos Coen. Eddie Mannix -Josh Brolin- es el Sr. Lobo del estudio Capitol Pictures: lo mismo saca a un actor de un apuro como apaga un 'incendio' en un rodaje, informa al jefe supremo y usa su mano izquierda para que nada afecte a la milimetrada cadena de producción de películas que es Capitol. Baird Whidlock -George Clooney-, estrella rutilante del estudio, se ve envuelto inesperadamente en problemas, Mannix acude al rescate.

                                                         



Con
¡Ave, César! ocurre algo extraño. Todo invita al optimismo y al humor, así parece que se ha vendido la película, pero lo cierto es que aunque esboce sonrisas en el espectador, nunca llega a arrancar la carcajada. Es posible que la multitud de personajes y tramas, solucionada alguna de forma demasiado surrealista, despiste a la audiencia. El guion, con diálogos disparatados y frenéticos en los que se echa de menos un poco de brillo, ayuda al desconcierto. Además, George Clooney no será recordado por el personaje que deja en la pantalla.

La película en cambio cuenta a su favor con Josh Brolin, siempre sólido y creíble, también con
Tilda Swindon con la memorable recreación que deja de las venenosas Louella Parsons y Hedda Hopper, periodistas que vivían de los escándalos de Hollywood, capaces de destruir la carrera de actores y de arruinar proyectos estrella de los estudios. Queda dentro de lo positivo el sincero homenaje a esta época de cine clásico y Guerra Fría, la maravillosa ambientación y vestuario, y el reconocimiento a esas profesiones relacionadas con el celuloide ya extinguidas.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.