Portada 3

Portada 3

miércoles, 2 de septiembre de 2015

David De Gea, un ridículo evitable


En la medianoche del pasado lunes saltó la sorpresa, David De Gea no fichó por el Real Madrid a pesar de que todo apuntaba a ello, por cómo habían saltado las noticias desde mediada la jornada del último día del mercado de fichajes. Todo se daba por hecho, pero al final, ya entrados en el mes de septiembre, no hubo comunicado oficial, el hecho objetivo es que la documentación llegó tarde a la sede de la Liga.

                                                       


Cómo queda el patio

La verdad es que a priori, ambos equipos y jugadores implicados, quedan en difícil situación. De Gea se queda en un Manchester United que, aunque sea al final, quería venderlo y tendrá que ver las cara al siempre complejo Louis Van Gaal. Es más que obvio que
el United dio prioridad a otros traspasos que sí llegaron a realizarse, lo que da una idea de la actitud del equipo inglés en todo esto. Keylor Navas, a quien el Madrid considera suplente, primero de Casillas y después de De Gea, a quién el Madrid quería vender desesperadamente este pasado lunes -incluso llego a viajar a la ciudad británica-, tendrá que ver la cara de Benítez. El pasado sábado, ante el buen partido del costarricense, lejos de defenderle y reivindicarle, el entrenador se limitó a decir que iba a disfrutar del 5-0 recién logrado frente al Betis. Eso sí, con lo que cuenta Navas es con el cariño y respaldo mayoritario de la afición.

Y la culpa es de...

Ayer, martes, poco después del surrealismo vivido, a última hora de la mañana, el
Real Madrid emitió un comunicado en el que culpaba al United de la situación, a su vez, por la tarde, el equipo mancuniano cargaba contra el Madrid. Los directivos sabrán lo que han hecho o dejado de hacer, pero dos clubes de esta talla no pueden permitirse el ridículo vivido. Si quieres vender a un jugador el último día de mercado, es que lo querías vender hace un mes, por poner un ejemplo, y viceversa. ¿Quiso el United castigar a De Gea por su rebeldía y deseo de marcharse, quiso el Madrid especular con la cantidad del traspaso apurando hasta el último minuto? Quién sabe. Por otro lado, respecto a la FIFA, UEFA y Ligas nacionales: cuando un traspaso está hecho como era el caso ¿es realmente necesario que el plazo de cierre del mercado de fichajes sea tan estricto máxime cuando incluso los campeonatos ya han comenzado? La verdad completa de lo ocurrido no llegará nunca a oídos del aficionado, pero cuando se dejan las cosas para el último minuto, pasan estas cosas: una firma no llega a tiempo, falta una hoja en el contrato, los ordenadores se cuelgan... ¿Qué necesidad había de este triste espectáculo? Que cada palo aguante su vela.

El madridismo, mayoritariamente, consideraba este fichaje innecesario. Con Navas y Kiko Casilla el puesto de portero está más que cubierto, hacía más falta un lateral izquierdo con la sorprendente marcha de Coentrao al Mónaco. La vida sigue, esto quedará como anécdota a contar con el paso del tiempo. Keylor Navas, al final, tiene la oportunidad que estaba buscando en el Real Madrid. De Gea seguirá en el United, se le pasará el cabreo y volverá a jugar. Al menos, le queda el consuelo de haber amenizado el primer día de trabajo a miles de españoles después de las vacaciones de verano.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.