Portada 3

Portada 3

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Volver al Bernabéu


La última vez fue el pasado 9 de mayo. Un frustrante empate a dos goles con el Valencia acababa con las esperanzas de ganar la Liga. Quedaba otro partido, el último de la temporada 2014-15, pero no pude ir, una goleada fuera de tiempo y sin apenas valor, tan solo para las estadísticas. La sensación ante esas aplastantes victorias es como cuando nos cuentan una película que ya hemos visto o nos regalan un disco que ya tenemos en la colección particular.

                                                                


Verano de año impar

Han sido tres meses largos, un verano de año impar lo que quiere decir que
no hay ni Mundial ni Eurocopa. Ha tocado matar el ansia de emociones deportivas con el Tour de Francia y con un Mundial de Atletismo que por la diferencia horaria con Pekín, apenas se ha podido ver en directo, salvo para el que haya tenido tiempo para ponerse delante de la tele por las mañanas; y con la Vuelta a España, que ya convive con el inicio de la nueva Liga.

Tampoco pude asistir a la nueva
goleada, esta vez contra el Betis, esta vez para resarcirse del desafortunado empate a cero de Gijón, en la primera jornada del presente campeonato. Da que pensar que estas goleadas en mi ausencia sea una abierta declaración de una presunta condición de gafe, pero no es el caso, tengo pruebas que acreditan todo lo contrario.

Nuevo curso 2015-16

Por tanto,
volver al Bernabéu después de tanto tiempo no deja de tener una cierta reminiscencia de regreso escolar. Toca volver a disfrutar del ambiente callejero de los previos con los amigos de siempre, con gente recién conocida o con esporádicos asistentes en el círculo cercano de abonos. Toca volver a encontrarse con aquellos con quien la fortuna a puesto a nuestro alrededor: ¿seguirá el infraser en su sitio de siempre? ¿habrá renovado el abono el inigualable supraser? La disposición del caprichoso calendario ha colocado el punto de retorno en la apertura de la Copa de Europa, contra el Shakhtar Donetsk. El partido ha sido más bien flojo, con algunas jugadas bastante buenas, pero poco más. Después de todo, hasta octubre no espero un Madrid perfectamente acoplado a los nuevos jugadores y al nuevo entrenador. Ojalá que el Madrid siga vivo cuando allá en la próxima primavera, los partidos se inicien todavía a plena luz del día, en la gran final de Milán que tendrá lugar en el histórico San Siro.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.