Portada 3

Portada 3

jueves, 30 de junio de 2016

Absolute Beginners, de Julien Temple


Ahora, en pleno verano y con estas asfixiantes temperaturas parece lejano, pero hace tan sólo seis meses que murió David Bowie. Si bien es cierto que su carrera como actor no tuvo ni de lejos la repercusión que tuvo como cantante, uno esperaba que alguna cadena de televisión, sobre todo pública, emitiera Absolute Beginners a modo de homenaje del músico británico. Aunque ahora parezca mentira, TVE hacía estas cosas. Quién esto escribe recuerda aquel nefasto 11 de octubre de 1985, día en que fallecieron Yul Brynner y Orson Welles. Al día siguiente, día de la Hispanidad, TVE emitió 'El serpiente' protagonizada por Brynner y el 13 de octubre 'Ciudadano Kane' fue programada para despedir como corresponde a Welles.

                                                          



Nostalgia aparte,
Absolute Beginners, adaptación cinematográfica de la novela de Colin MacInnes, deja al espectador desconcertado. La apuesta de Julien Temple es fuerte, juntar en un musical a Ray Davies, David Bowie, Sade y Patsy Kensit con un protagonista poco conocido Eddie O'Connell, secundarios con oficio como James Fox, Joseph MacKenna y con la breve aparición de la polifacética Mandy Rice-Davies. El resultado es una historia mal enhebrada localizada en el Londres de la post guerra, años 50, justo antes de los Beatles y los Rolling Stones. Las tramas se desarrollan a tirones, las actuaciones musicales están metidas con calzador y cuanta con actuaciones, Bowie incluido, bastante flojas.

La banda sonora deja la misma sensación, recordemos que hablamos de un musical, desde la inolvidable canción homónima de la película de Bowie, pasando por la elegante Have you ever had it blue? de Style Council, la tremenda Killer Blue de Sade y por supuesto Quiet Life, de Ray Davies cuya fantástica secuencia de la película era pasada en los programas musicales de televisión como si fuera un vídeo clip. Por otro lado, la BSO recoge también la insulsa versión de Bowie de 'Volare (Nel Blue Dipinto Ni Blue)', el ¿calipso? 'Napoli' de Clive Langer, el rockabilly punk 'Ted ain't dead' de Tenpole Tudor... Heterogeneidad sin una columna vertebral... En fin, Absolute Beginners es una película irregular, deja buenas pinceladas de cine y buenas canciones en medio de disturbios raciales y clubes de jazz en un Londres en reconstrucción.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.