Portada 3

Portada 3

miércoles, 7 de mayo de 2014

El tobogán emocional del futbolero


Es muy curioso el vaivén emocional que padecemos los futboleros. Pasar de la gloria a la miseria depende, a veces, de que un remate desde 40 metros entre dentro de la portería, o por otro lado, que el balón reviente el poste puede sumir en una infinita tristeza al aficionado. Un buen partido puede servir de punto de inflexión para que un equipo remonte el vuelo y viceversa.

Todo esto viene a cuento a la última trayectoria del Real Madrid. Una vez remontada la desventaja respecto al Atlético de Madrid y el Barcelona, el Madrid desperdicia una ventaja de cuatro puntos encadenando dos derrotas consecutivas frente a Sevilla y el propio Barcelona, además esta última en casa. De la euforia a la depresión y en el momento más inoportuno, en pocos días se juegan la final de la Copa del Rey y las semifinales de la Copa de Europa.

                                                
                              www.desmotivaciones.es

Bueno, pues en franca cuesta abajo, la final de Valencia sirvió para remontar el vuelo. La gran victoria con el ya histórico gol de Gareth Bale, sirvió de trampolín hacia la gesta que protagonizó en Alemania el Real Madrid: doble victoria ante el Bayern de Múnich, incluida goleada histórica a domicilio. Así las cosas, este último fin de semana, el sábado el Barcelona era el primero en disparase al pie dejando escapar dos puntos en el último minuto. Depresión total en la Ciudad Condal, el Tata Martino parece auto despedirse, fin de ciclo, portadas tremendistas, búsqueda de culpables y por tanto, euforia en todos lo barrios madrileños. El domingo, el Atlético lleva a la práctica esos hara kiri tan propios de su idiosincrasia y cae derrotado rotundamente ante el Levante. El madridismo no cabe en sí de gozo.


Apenas dos horas más tarde, en el Santiago Bernabéu, ya desde el principio se vio que no iba a ser el día, lo que en otros partidos eran goles seguros, en este todo era imprecisión en el área rival. El ambiente, que debía ser de alegría desbordada, era más bien de nerviosismo contenido. Se mascaba la tragedia. El golazo postrero de Cristiano Ronaldo consiguió un empate en el último momento ante un Valencia que venía herido por su dramática eliminación en semifinales de la Copa de la UEFA.

                                                         

                               www.elfindematrix.com

¿Cómo vive el aficionado un fin de semana como éste? Visitar el WhatsApp de cualquiera de nosotros, si fuera posible, daría una idea muy cercana. Lo que el sábado por la tarde era envío masivo de coñas, fotos, comentarios irónicos y jocosos se amplificaron el domingo a eso de las 19:00 con la derrota atlética, vendiendo así la piel del oso antes de cazarla. A eso de las 23:00 horas, las caras de haba madridistas tornaron en silencio la aplicación de chats popular, carentes como estábamos de una explicación ante lo ocurrido.


Los más supraseres buscaban justificación en la necesidad de mantener con opciones al Barcelona, ya que colchoneros y culés juegan entre sí la última jornada. Los más realistas y quizá, más veteranos, vimos esfumarse gran parte de nuestras opciones, pero bueno, siguen existiendo, no hay que perder la fe. Veremos cómo acaba la Liga. Así es la vida del aficionado al fútbol, un continuo tobogán emocional, lo mismo estás en lo más alto que un minuto después bajas a lo más hondo. Muy normal no es, pero no se preocupen, los futboleros somos gente de bien.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.