Portada 3

Portada 3

miércoles, 9 de abril de 2014

Borussia Dortmund-Real Madrid... Señor, llévame pronto


Bueno, tremendo partido de Copa de Europa el que disputaron ayer estos dos equipos. El Real Madrid se ha clasificado por cuarta temporada consecutiva para semifinales de la máxima competición, si bien es verdad que con una buena dosis de suerte, quizá la que le faltó el año pasado para llegar a la final. Y es que está demostrado que los accidentes, en Copa de Europa, se pagan caros. Si pierdes 4-1 como el Madrid en la 2012-13, o 3-0 como el Borussia esta temporada, lo más probable es que te eliminen.

                                                        

La clasificación no debe tapar los defectos que han aflorado en esta eliminatoria en el Real Madrid. Aun con un resultado tan cómodo, un equipo como el Real Madrid no puede salir al campo con esa actitud y con esa falta de concentración. Los errores cometidos, de juveniles, propiciaron rápidamente el 2-0, con la inyección de moral y ambiental que esto supone para el equipo que tiene que remontar y más si juegas en su casa. Es decir, la eliminatoria casi igualada cuando quedaba casi la mitad de la primera parte y la segunda entera. Es el regalo que los alemanes estaban esperando. Bajo una presión asfixiante, el Borussia inutilizó al centro del campo madridista, yendo hacia el ataque en oleadas continuas, obligando al sobre esfuerzo a la misma línea medular y a la defensa. Cada balón era luchado por los de amarillo, los de blanco se quitaban el balón de encima como podían. No eran capaces de conservar el balón más de dos toques seguidos. Así las cosas, se puede decir que el Real Madrid fue salvado por la campana al llegar el descanso.

En la segunda parte, como es lógico,
el desgaste físico pasó factura a los alemanes, como era de prever. Se puede decir que Ancelotti acertó con los cambios, los que entraron dieron al equipo otro aire, el dominio del Borussia lo fue menos. Es destacable que muchos de los que entraron en el minuto 45 corrieron más que algunos que jugaron los 90 completos o casi, al acabar el encuentro echaron la camiseta a la lavadora con toda la razón, otros la plegaron y se la guardaron para el próximo partido, limpia como había quedado. Quedaba mucha tela por cortar y los alemanes no sacaron bandera blanca, ni dimitieron del partido, ni mucho menos. Cada llegada suya llevaba peligro, riesgo e incertidumbre. Con el reloj en contra, el Borussia se volcó al ataque, ya nada tenía que perder, lo que propició numerosas contras por parte del Real Madrid, pero ayer la delantera de Chamartín no supo materializar las claras ocasiones que dispusieron, que hubieran matado la eliminatoria antes de tiempo, tampoco aguantar pacientemente el balón para hacer correr más a los alemanes a la espera del pase al hueco para rematar. Un remate al palo del Borussia fue el canto del cisne para los teutones, las fuerzas no daban para más y el inclemente paso del tiempo hizo el resto.

El Real Madrid pues, se clasifica como he dicho al principio para semifinales por cuarta vez consecutiva, pero sin ninguna final y por tanto sin ningún título, conviene recordarlo. Si algo se presume es de éso, no de las veces que te quedas a las puertas, y menos en el Real Madrid. Ha habido jugadores que han podido quedar señalados hoy, unos por inexperiencia, otros por no tirar del carro cuando tienen que hacerlo. Mejor será asumir el toque de atención y no crear víctimas de forma innecesaria, porque estos jugadores que hoy no han hecho un buen partido, son los mismos que van jugar las semifinales de Copa de Europa, la final de la Copa del Rey y las últimas jornadas de Liga donde quedan opciones, pocas, pero quedan. Hay que seguir. Si hay algo que caracteriza al Real Madrid es el espíritu de superación ante retos imposibles. Así sea. Si no, el Señor se va a llevar a más de uno, incluido a quien esto escribe. El sufrimiento de ayer no era necesario, en absoluto.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.