Portada 3

Portada 3

miércoles, 12 de julio de 2017

Testigo, una película de Thomas Kruithof


Casualidades de la vida, quien esto escribe descubrió esta película en esos días en los que dispones de unas horas libres y te encaminas hacia la taquilla de tu cine favorito para ver con qué te pueden sorprender. Y efectivamente, así fue. Thomas Kruithof firma con Testigo un debut cinematográfico más que interesante, metiéndose de lleno en el género del suspense.

Duval, un eficiente empleado ve cómo es despedido porque no sabe decir que no. Es un hombre de mediana edad y después de pasar dos años en paro, encuentra una oportunidad laboral a través de un extraño e inquietante personaje que le ofrece una alta remuneración a cambio de hacer un trabajo en principio muy simple.

                                                        



A partir de ahí, el protagonista de Testigo, interpretado por François Cluzet, se enfrenta a numerosas cuestiones que le surgen, principalmente por su
sentido de la obediencia ciega en el trabajo y sus consecuencias cuando éste no es todo lo limpio y legal que debería ser. Aunque Testigo recuerde a veces a las clásicas películas de Hitchcock, lo cierto es que se queda lejos de aquellos clásicos, sobre todo por el desarrollo de la acción, la evolución de los personajes -un tanto plana- y los problemas que se le van presentando a nuestro particular héroe en su viaje. A pesar de esto, Testigo es una buena película, está bien hecha, tiene un buen ritmo narrativo, a veces trepidante y aparte del buen oficio de Cluzet, cuenta con un buen elenco de actores. Si decide verla, pasará un buen rato. Es posible que la encuentren todavía disponible en alguna sala. Vayan al cine, amigos, no se arrepentirán.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.