Portada 3

Portada 3

miércoles, 20 de julio de 2016

Héctor del Mar: y el balón, más amante que nunca chuick chuick besaba las mallas


Los aficionados al fútbol ya veteranos recordarán a este locutor de radio conocido como el hombre gol, sobrenombre concedido por cómo cantaba Héctor del Mar los goles cuando estos ocurrían en el césped. Cuántas tardes de domingo escuchando sus frenéticas narraciones por la radio, cuántos miércoles de eliminatorias europeas escuchando esas remotas conexiones telefónicas. Recordemos que en los años 80 apenas se retransmitía en España un partido por jornada de Liga y también que cuando los equipos españoles jugaban competición europea estos preferían no emitir en directo los partidos para garantizar la taquilla, el lleno en el estadio y tener así el ambiente necesario en las gradas para ponérselo muy complicado al rival de turno.

Héctor del Mar tiene una prolífica carrera en los medios de comunicación españoles. Llegó en los años 80 procedente de Argentina para retransmitir por la Cadena SER el partido de la jornada del mítico Carrusel Deportivo. También compartió programas en TVE con el tristemente desaparecido Alex Botines en aquella época. Luego de la SER, Héctor del Mar pasó por Radio Intercontinental, Radio España y Radio Libertad. Ya en los años 90 pasó a comentar en Tele 5 la lucha libre americana en el popular programa Pressing Catch, de hecho pasó a conocerse este deporte con el nombre del espacio televisivo. Más adelante comentó en Cuatro Humor Amarillo y co-presentó ¿Qué apostamos?, de nuevo en TVE.

                                                       



Pero volviendo al mundo radiofónico, Héctor del Mar trajo una novedosa forma de comentar el fútbol a España. Ya sea el partido entretenido o sencillamente un tostón,
a Héctor del Mar le da exactamente igual, él narra los partidos con idéntica intensidad. Tiene la rara habilidad de contar todo lo esencial del fútbol al espectador, que se supone ciego ante lo que está pasando en el césped, a la vez que se le entiende todo lo que dice, igual que algunos comentaristas televisivos de hoy en día más cercanos a Antonio Ozores de lo que parece, solo que sin la gracia del humorista. Por si fuera poco, Héctor del Mar logra encajar en la narración los anuncios de los patrocinadores de su cadena de radio, sin cuñas. Así todos los que le escuchábamos recordamos que el restaurante La Hoja es Asturias en Madrid, que si necesitábamos una pieza para el coche: corre corre corre a Desguaces La Torre, si necesitábamos de un whiskey no podía ser otro que Whiskey Los Monjes (Ye Monks) y así hasta el infinito...

Ritmo frenético con una dicción perfecta, cuñas dinámicas, fútbol en la radio, ¿se puede pedir más? Sí, un poco de diversión. Las retransmisiones a cargo de Héctor del Mar siempre se han caracterizado por:
los motes -Ricardo Pundonor Gallego, Manolo Cejas Sanchís, Carlos Alonso El Puma Santillana, Vicente Camaralenta Del Bosque, Francisco Lobo Carrasco- y los chascarrillos -echa a rodar el cuero blanco con pintas negras; minuto 22, mi-nu-to-pa-ti-to; saque largo de portería, cuidado con los ovnis y por supuesto, el que da título a este post: el balón, más amante que nunca chuick chuick besaba las mallas lo que quería decir que había alterado el marcador. Y como siempre, después de los partidos, la repetición de los goles. Este bloguero guarda como oro en paño una cinta con los cuatro goles del Madrid al Borussia Moënchengladbach. Con el último, el de Santillana en el minuto 89, Héctor del Mar se volvió literalmente loco, como todos los que escuchamos ese partido por la radio. Lo cierto es que Héctor del Mar ha marcado una época en el futbol radiofónico y así permanecerá en la memoria de los aficionados.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.