Portada 3

Portada 3

miércoles, 8 de octubre de 2014

God save Titín III


El domingo pasado se celebró en el frontón Adarraga de Logroño el festival organizado para despedir a Augusto Ibáñez Sacristán, más conocido en el mundo de la pelota como Titín III. Lo realmente extraordinario de Titín, aparte de lo revolucionario de su juego, es haber llegado hasta los 45 años de edad en activo y con un estado de forma realmente envidiable. Esta temporada de la despedida no ha sido todo lo brillante que él mismo hubiera deseado, aunque estuvo a punto de meterse con su inseparable zaguero Merino II en las semifinales del Torneo de Parejas.

                                                   
                                         Aspepelota.com

Buscando estos días atrás documentación para escribir este post, casi todos los testimonios leídos y escuchados sobre él, suelen coincidir en el mismo punto:
Titín III ha sido un jugador que ha revolucionado la pelota a mano. Muy joven jugó al voleibol, donde aprendió a tirarse al suelo en plancha para alcanzar pelotas imposibles en el txoko o en el ancho, yendo a parar contra el público muy a menudo durante los partidos. Aparte, su manejo de las distintas técnicas de golpeo de la pelota y el uso del amague, hacían de Titín III un pelotari muy completo y espectacular, de los que crean afición.

Natural de Tricio (La Rioja) cuando aún los Beatles estaban en activo y el hombre todavía no había pisado la Luna, Titín, con su jeta de galán de Hollywood de los años 50 tipo James Gardner, destacó pronto en la pelota, pero tuvo que
esperar a los veintitrés años para decidir entre el trabajo que tenía en una gasolinera o apostar por pasar a profesional del frontón. Es decir, quedarse con un trabajo fijo o la incertidumbre del deporte de élite donde las posibilidades de estrellarse son muchas. Afortunadamente, eligió la segunda opción.

Esta decisión le llevó a desarrollar una gran carrera y a obtener un brillante palmarés:
campeón del 4 y ½ en 2007 y de Parejas en 1994, 2000, 2004 y 2012, además de 4 sub campeonatos en ambas disciplinas. ¿Podría seguir jugando? Seguramente sí, pero siempre llega el momento, dicen que el mismo cuerpo te da señales para tomar la decisión. Ha llegado a jugar contra pelotaris que, por edad, bien podían ser sus hijos y les ha ganado, lo que incrementa aún más su mérito.

¿Cómo era Titín en el frontón? Siempre iniciaba el juego con la mirada al frontis, trote saltarín con
paradinha, un resoplido, bote bajo de la pelota y ejecutaba el primer sopapo al cuero blanco y a partir de ahí, presto para el espectáculo, a tirarse a por pelotas imposibles, a por ganchos ganadores. Pelotari de carácter, se cabreaba en la cancha con mucha facilidad, bien por los fallos imprevistos, por una arriesgada chapa o por una vuelta no concedida por los árbitros.

El domingo, en el Adarraga, se vivió un
homenaje en toda regla, como debe ser. Las gradas estaban a reventar como merecía la ocasión y cuando salió Titín, éstas se vinieron abajo. El de Tricio tuvo el valor de coger el micrófono y hablar en público lo que dio paso a la emoción, tanto para él como para los presentes. ¡Cuánto se llega a apreciar a los jugadores! En realidad forman parte de la vida de los aficionados. Más de una vez interrumpió el público a Titín coreando su nombre. Hubo lugar para los agradecimientos, para el recuerdo de los que ya no están, en definitiva, para la nostalgia. God Save Titín III, como reza una bandera riojana con esa leyenda, y por muchos años.




2 comentarios:

  1. Muy chulo... A la altura del deporte... Y sí que se parece a James Gardner, al menos en la foto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Brigadier!
      Mira este vídeo del partido de este domingo, en especial a partir del 2:00, fue un tanto espectacular:
      http://www.youtube.com/watch?v=vq3PZp8JlCM

      Titín III es el delantero azul

      Eliminar

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.