Portada 3

Portada 3

miércoles, 20 de agosto de 2014

Los horarios, Ángel Di María y los minutos de silencio


Ayer arrancó oficialmente la temporada 2014-15 en España con el partido de ida de la Súper Copa entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid, vigentes campeones de la Copa del Rey y de la Liga, respectivamente. Como saben, el partido comenzó a las 23:00 horas, la excusa oficial era que a las 20:45 se jugaban partidos clasificatorios para la próxima edición de la Copa de Europa y no se puede coincidir con esta competición. La realidad es que jugar un partido a esa hora, en un martes laborable, supone un abuso y una estafa contra el aficionado en general y al abonado en particular. Éstos pagan religiosamente su cuota allá por el mes de julio sin saber cuándo y a qué hora se van a disputar los partidos, es decir, se adelanta el dinero sin saber a ciencia cierta si se va a poder asistir a ellos. Empezar un partido a las 23:00 supone salir del estadio aproximadamente a la 01:00 de la madrugada y por mucho que sea agosto, al día siguiente muchos tienen que trabajar, por tanto madrugar en la mayoría de los casos, no digamos ya los peñistas que van al estadio desde las provincias limítrofes. Ni siquiera los niños de temprana edad se acuestan tan tarde en vacaciones. Hace unos días, a través de sus perfiles en las redes sociales, el pasado 4 de agosto la revista Líbero se hacía eco de un reportaje de David Conn en el diario The Guardian en el que se cuenta que la asociación de Fans del Fútbol inglés se ha reunido el pasado 14 de agosto con los responsables de la Premier para pedir que dejen de subir los precios de las entradas. Ojalá cunda el ejemplo en España y una asociación similar vele por los intereses de los aficionados y que no se permitan tropelías horarias como ésta.

                                                       


El
derby de ayer subió de revoluciones cuando Ángel Di María entró en el terreno de juego. Causa asombro e inquietud que su continuidad en el Real Madrid penda de un hilo, máxime cuando el jugador argentino fue decisivo en los éxitos cosechados la temporada pasada. Al presidente del Real Madrid, a quién tanto se le llena la boca con los valores del madridismo cada vez que tiene ocasión, podría tener en cuenta que Di María no ha dejado de superarse a sí mismo, no se ha rendido, como el mismo Zidane reconoció hace ahora un año cuando también se le estaba poniendo precio, tiene tan solo 26 años y tiene un palmarés de lo más brillante, recordemos: campeón de Europa y sub campeón del mundo tan solo esta pasada temporada. Esperemos que Di María siga y por muchos años con nosotros

Ayer también se rindió un
merecido homenaje a Alfredo Di Stefano, fallecido el pasado mes de julio, no en vano era el primer partido que se celebraba en el Bernabéu desde su muerte. Hubo pancartas conmemorativas, una enorme camiseta en el césped con el número 9, el que lucía en su época de jugador y la emoción de muchos de los espectadores. Si hay algo que realmente impresiona es ver a 80.000 personas puestas en pie guardando un silencio sepulcral durante un minuto que se hace eterno en memoria de una leyenda. La reciente moda de poner o interpretar música durante estos tributos resulta, aparte de hortera, una sensiblería postiza que degrada el acto de recuerdo. Hay un dicho popular que viene al caso: si no mejoras el silencio, mejor déjalo estar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.