Portada 3

Portada 3

viernes, 3 de julio de 2015

El discreto encanto de la burguesía, de Luis Buñuel


Ganadora del Oscar a la mejor película extranjera en 1972, quizá sea la película más aclamada de Luis Buñuel, junto a El Ángel Exterminador y Viridiana. Ya en su última etapa vital, el director aragonés da rienda suelta en esta cinta a sus obsesiones: los sueños, la Iglesia Católica, el terrorismo... El surrealismo también está muy presente a lo largo del film, mediante situaciones incómodas -la escena del teatro, sencillamente es bestial- y con diálogos trepidantes y delirantes.

                                                         



El embajador de la República de Miranda, Rafael Dacosta (
Fernando Rey), los matrimonios Thévenot (Paul Frankeur y Delphine Seyrig) y Sénéchal (Jean Pierre Cassel, sí el padre de Vincent, y Stéphan Audran) son amigos y quedan frecuentemente a cenar. Siempre por los motivos más dispares, es imposible que lleven a cabo sus planes. Al poco tiempo, entra en el grupo un peculiar obispo con aires obreros que aspira a ser el jardinero de los señores de Sénéchal. Así, encadenando sueños, a veces en el mundo real, otras en un mundo onírico, el peculiar grupo llega al 14 de junio, día del brigadier, día en el que debería proyectarse esta película en cines y emitirse en las televisiones.

Más que crítica a la burguesía, la historia que nos cuentan
Luis Buñuel y Jean Claude Carrière es una burla feroz a su doble moral, gente que se cree referencia de conducta, pero que no les duelen prendas a la hora de traficar con drogas, con las influencias y que en definitiva se comportan de la manera más rastrera. Hay cosas en la película que dan pie a distintas interpretaciones, pero en el fondo queda la duda de si están presentes en la historia con ese fin, para que no tengan sentido, como por ejemplo el largo paseo que dan los protagonistas a lo largo de una solitaria carretera. Ver El Discreto Encanto de la Burguesía es un auténtico placer. Sirva este post de homenaje a la mítica y tristemente desaparecida distribuidora Manga Films, que hizo de su catálogo un tesoro para el aficionado al Séptimo Arte, incluyendo películas como esta.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.